Juanfer Labbe
Universidad

La Historia Dramática, Trágica y Milagrosa de Como Voy a la Universidad

¡Compártelo con tus amigos!

¡Feliz año nuevo a todos! Espero que este año sea aún mejor que el pasado y que cada uno de ustedes pueda cumplir sus metas.

Les tengo una super hiper mega noticia que desde hace rato les quiero contar.

Todo comenzó cuándo…

Para resumir un poco las cosas, todo comenzó cuando yo tomé la decisión de irme a estudiar a los Estados Unidos. Según yo, me iba a ganar una beca que hiciera posible el que yo me fuera a los Estados Unidos pero Dios tenía otros planes. Así que esa opción ya no era viable, empezamos las vueltas para buscar Universidad en Guatemala.

En Guatemala

El día después de nuestra Prom agarré mis maletas y me fui a Guatemala. En Guatemala apliqué a tres universidades.

Universidad Francisco Marroquín

A la primer Universidad que apliqué para estudiar medicina fue a la Universidad Francisco Marroquín. Según yo, esa era la Universidad que Dios tenía para mí porque todo el trámite fue súper fácil. La UFM me acepto el SAT que había hecho para aplicar a las universidades en los Estados y solo tuve que pagar,  e ir a hacer un examen de inteligencia abstracto que duró como 20 minutos. Pasé el examen de inteligencia abstracto y pasé a entrevista, todo iba bien hasta que nos dijeron que teníamos que pagar primero la matrícula y después aplicar para el préstamo universitario lo cual no era lo ideal, porque si en algún caso no me daban el préstamo la UFM era demasiado cara considerando transporte, comida, materiales y el cambio de lempiras a quetzales. Entonces preferimos no arriesgarnos, y descartar la UFM como una opción.

Universidad San Carlos de Guatemala

Entonces como la UFM ya no era una opción me fui a hacer los exámenes básicos para medicina a la USAC. El primer paso para aplicar a admisión a la USAC es tomar el examen vocacional, para ver si los intereses de estudio son compatibles con la habilidad del estudiante. Mi inventario de intereses fue primero comunicaciones, segundo medicina y tercero psicología. En el momento no había ni siquiera considerado comunicaciones como una opción porque estaba seguro que quería ser médico pero pienso que era Dios tratando de rectificar mi camino.

Después del examen vocacional hice los exámenes básicos de matemáticas, física y química; gracias a Dios los pasé todos. Estaba ya listo para hacer los exámenes específicos, fuimos al Centro Universitario Metropolitano para presentar los resultados de los exámenes básicos cuando en la  puerta principal veo toda la papelería que necesitamos para poder inscribirme a hacer los exámenes específicos. El problema no era la papelería porque la mayoría ya la teníamos, el problema era la carta de promedios que pedían. Previamente habíamos tratado de que mi escuela nos diera mis notas, sin embargo debido a un saldo pendiente mi escuela se rehusó. Entonces regresamos en donde empezamos.

Universidad del Istmo

¿A donde voy a estudiar? Esta era la pregunta que ya me habia preguntado por mas o menos seis meses. Entonces decidí cambiar la dinámica y explorar más opciones; no podía seguir haciendo lo mismo y esperar diferentes resultados. Asi fue como cambie mi carrera y elegí una universidad que quedaba muy cerca de la casa de mis abuelitos. Llamé para averiguar un poco mas acerca de la UNIS, y preguntar si tenían la carrera de medicina a lo cual me respondieron que no, pero me preguntaron si estaba interesado en alguna otra carrera. Fue allí cuando me recordé que según el examen vocacional que tomé en la USAC una de las carreras para la cual tenía aptitud era Comunicaciones. Tal vez era en la UNIS donde Dios quería que yo estuviera.

Fuimos a la UNIS y nos atendieron super bien. Hice todas las preguntas que tenía acerca de comunicaciones y al final del día ya me había enamorado.  Una vez más preguntamos cuál era la papelería que necesitaría y Gracias a Dios mi consejera me había dicho que mis notas las podía entregar cuando las tuviera y que no había ningún problema debido a que tenia un transcript de mis notas con tres parciales. Me iban a aceptar esta papelería y ya solo tenia que hacer el PAA, la prueba de inteligencia abstracto y la entrevista. Fui a hacer todos los exámenes y esperando a que todo saliera bien averiguamos con la corporación Genesis la posibilidad de obtener un préstamo estudiantil, sin embargo este no fue posible debido a que mis papás tenían que tener una fuente de ingresos en quetzales en vez de en lempiras asi que esa tampoco era una opción y no sacamos un préstamo con La UNIS porque mientras nos decían si una beca era factible basada en el estudio socioeconómico arriesgaba el no entrar a la U. Porque si no nos daban la beca,  la UNIS no era una posibilidad y perdía la oportunidad de aplicar para la UNITEC en Enero.

Y para colmo días antes de el día que se suponía tendría los resultados me informaron que ocupaba completar la papelería con las notas las cuales mi consejera había dicho no había problema entregándolas más tarde debido a que el transcript era más que suficiente. Trate de contactar a mi consejera, pero ella dejó de laborar en la Universidad, así que estábamos de nuevo en el principio sin ningún lugar para ir a la Universidad, sin mis resultados del PAA y con una última opción.

CFNI

Antes de graduarme tuve la oportunidad de hablar con los pastores acerca de los planes que tenía para el futuro a lo que ellos contestaron que debería de considerar irme a estudiar a Christ for The Nations Institute para poder tener un año en el cual Dios me pudiera direccionar en qué era lo que Él queria hacer. La verdad es que al principio no me emociónó la idea porque lo menos que yo quería era gastar un año estudiando teología. No porque no me guste, si no porque yo tenía mis propios planes y como les conté en BLOGPOST nunca le pregunté a Dios si realmente mis planes se alineaban a los suyos, asi que igual me parecio que tener más opciones no dolía y antes de ir a hacer mi examen a la USAC aplique a CFNI. El primer problema fue que al mandar mi aplicación me salia un error. Contacte a CFNI y me dijeron todas las alternativas a las que podía recurrir, sin embargo como ya iba yo a Guatemala a tomar mis exámenes en la USAC pensé que mejor no gastaba el dinero de la aplicación porque yo juraba que fijo me iba a ir a Guatemala.

Sin embargo,  cuando la USAC quedó descalificada apliqué por segunda vez en línea y como ya tenía la mayoría de la papelería no fue difícil. El primo de mi mamá y su esposa me ayudaron con la papelería médica y de esa manera ya tenía todo para mandar la aplicación. Esta vez no tuve problema mandando la aplicación, sin embargo cuando mi consejera me contactó después de haber recibido mi papelería, ella me contó que para la beca que yo aplicaba se tenía que mandar la papelería un año antes y debido a que yo quería entrar en enero y había mandado la papelería como en octubre esto ya no era posible. Entonces en mi mente también descarte CFNI como una posibilidad. Ahora viendo cómo pasó todo, verdaderamente creo que no era que Dios no quería que fuera allí sino que yo no le había abierto mi corazón a CFNI. Mis papás hablaron con los pastores y ellos tuvieron la deferencia de averiguar si había alguna posibilidad de que entrara y mandaron toda la papelería que yo tenía ya lista a CFNI. Todavía en este punto yo no estaba muy seguro de querer ir y ya me había ilusionado con la UNIS.   

Pero FUE SOLO cuando realmente no tenía otra opción que le dije a Dios que estaba bien que ÉL tomara la decisión y entonces me cayó un correo en donde mi consejera me felicitaba porque obtuve una beca completa para ir a CFNI en Agosto del 2018. No les puedo describir la felicidad en mi corazón, que físicamente yo vi, cómo cuando dejamos que Dios tome las riendas de nuestra vida EL se manifiesta de la manera más asombrosa. Así que les cuento la historia dramática, trágica y milagrosa de cómo Dios me llevó desde no saber qué rayos iba a hacer con mi vida a saber exactamente a donde Dios quiere que vaya.

Conclusión

No importan los problemas y obstáculos que enfrentemos tenemos un Dios que es misericordioso y todopoderoso. No importa la necesidad que tu tengas el día de hoy Dios la suplirá siempre y cuando confíes en sus fuerzas y no en las tuyas. Podemos tener planes, pero el secreto es siempre a pesar de nuestros planes estar dispuestos a hacer la voluntad de Dios cosa que me costó bastante aprender. Es más fácil ser obediente y aceptar los planes de Dios, que desviarte del camino para llegar al mismo punto.