Juanfer Labbe
LifeStyle Summer

Vegetariana Por Cinco Días

¡Compártelo con tus amigos!

Nunca me puse a pensar en lo mal que solía comer. Tocino, salchichas, waffles con miel de maple cubiertos con crema batida para el desayuno. Carne asada, papas fritas y té dulce para el amuerzo. Y para la cena: una pizza entera y alitas, solo para mi. Suena delicioso, ¿verdad?

Pues, recíentemente me di cuenta de lo mal que se volvió mi dieta después de la temporada de fútbol. Si, seguía yendo al gimnasio pero, ya que mi dieta estaba tan mal, no veía resultados. Me volví perezosa. Levantarme de la cama se volvió la cosa más difícil del mundo. Mi nivel de energía parecia estar terminandose y era debido a la basura que consumia.

Si algúna vez han buscado, saben que hay una gran cantidad de dietas que prometen resultados similares como: más energía, piel más sana, una vida más larga y oler mejor… de verdad.

Hace una semana vi un documental en Netflix llamado What The Health ya que un amigo me recomendó verlo. Su propósito principal es abogar por una dieta a base de plantas. Así que la pregunta es: ¿Que pasaría si me convirtiera en vegetariana* por una semana? ¿Sería eso necesario para notar algúna diferencia? Aquí les cuento que tal me fue.

Día 1

Nunca había comido algo realmente vegetariano (deliberadamente, claro) y casi toda la comida en la cocina no lo era. Tenía mucha hambre y, lamentablemente, no había planeado esto muy bien.

Desayuno: Tostadas con aguacate; té verde

Almuerzo: Filete de pescado, vegetales y arroz (este fue mi plato favorito)

Cena: Cereal con leche de soya

Día 2

Amanecí con mucha hambre así que este segundo día decidí comer porciones más grandes. Esto solo me demostró aún más de lo poco preparada que estaba para ser vegetariana*.

Desayuno: Bagel con huevo, aguacate, y una taza con frutas; té verde

Merienda: Guacamole con tortillas

Almuerzo: Paella

Merienda: Dos bananas

Cena: Fideos de arroz con almejas

Día 3

Desayuno: Cereal con leche de soya; té verde

Merienda: Una mandarina y arándanos

Almuerzo: Camarones acompañados con ensalada

Merienda: Dos paquetes de gomitas de frutas

Cena: Un emparedado de crema de maní con mermelada de uvas

Día 4

Aunque la cena de este día parezca muy poco, créanme cuando les digo que me llené rápido.

Desayuno: Huevo con cebollina junto con pan tostado; té verde

Merienda: Un paquete de gomitas de frutas

Almuerzo: Quesadillas

Cena: Ensalada, arroz, frijoles

Día 5

Desayuno: Cereal con leche de almendras; té verde

Merienda: Dos Lärabars de crema de maní

Almuerzo: Arroz amarillo con vegetales

Cena: Un emparedado de crema de maní con mermelada de uvas

Conclusión

Físicamente, no sentí ningun cambio ese primer día. Investigué un poco más sobre lo que podía comer e hice un plan. Basicamente, tenía que dividir mi dieta en dos partes. Mas o menos como la pirámide alimenticia, tengo que duplicar los granos, comer una mezcla de frutas y vegetales, semillas y frijoles, y nueces, aceites y grasas.

Después de hacer el plan y obtener algunas cosas del supermercado, me lo comí. Ya no sentí como si me estuviera muriendo de hambre y realmente comencé a sentirme mejor. Cuando antes solía agarrar comida cada 30 minutos, ahora paso llena por mucho tiempo.

Ya que esto ha terminado, he decidido seguir comiendo de esta manera. No es por ser vegetariana; más bien me gusta lo que como y me hace sentir bien. Y creo que con todo eso dicho, todo ha sido un gran éxito.

Claro, cinco días no van a hacer una diferencia enorme pero me dí cuenta de algo. La comida es esencial para la energía del día. Nuestros cuerpos son todo. ¿Por qué traté al mío tan mal? Después de esta experiencia, no sé si debería de seguir con la idea de ser vegetariana. Esta semana fue difícil. Pero al menos ahora entiendo algo mejor: tratarte mejor a ti mismo se siente bien. Comer bien se siente bien. Y creo que voy a alejar las cosas malas por un tiempo.

*Renuncia: Al poner vegetariana, me refiero a ovolactovegetariana (no consumo carne, pero uso productos lacteos y huevos) y pescetariana (no consumo carne roja o aves de corral, pero si consumo mariscos) ya que no puedo cambiar mi dieta drásticamente. Es un proceso que toma tiempo.