Juanfer Labbe
High School Honduras

A Un Año

¡Compártelo con tus amigos!

Este viernes 20 de Marzo, 2016 se llevó a cabo una tradición en la que siempre soñé con participar. Se realizó el famoso Hat Exchange. Una tradición en la cual los seniors nos dicen adiós y nos dan un birrete dándonos nuestro lugar como los seniors del próximo año. Estamos a un año de graduarnos.
Para mí el poder ser un senior el próximo año implica varias metas cumplidas, experiencias vividas, y problemas que se resolverán. Siempre me ilusione por ese momento en el cual recibiría mi birrete. Significando el principio del final de mi carrera estudiantil. Cuando era pequeño anhelaba tener el título de senior, de ser de los más grandes en la escuela, pero ahora me he dado cuenta que el ser un senior no es solo pasar por todos lo cursos de la escuela y sacar una buena nota. Es acerca de las amistades que formamos, las memorias y de todos esos momentos los cuales siempre atesoraremos en nuestro corazón. 
 
El momento llegó cuando me pusieron el birrete de cartulina para dentro de un año ser reemplazado por uno real acompañado de un diploma. De pequeño yo consideraba el birrete como algo mítico, ficticio, imposible.
 
En ese entonces este momento parecía muy lejano para un niño de 8 años. Nunca pude imaginarme la satisfacción que llegaría a experimentar al estar tan cerca de una meta tan importante. Al experimentar este momento mi imaginación se queda corta ya que estaba ilusionado con un momento que nunca creí presenciar. Desde pequeños nos preguntan “¿Qué quieres ser cuando seas grande?” y de pequeños contestamos todo aquello que creemos que es cool o lo que nuestro personaje favorito es. De niños nos ilusionamos con todo lo que consideramos genial e increíble. Ahora estando tan cerca de terminar secundaria veo lo diferente que es pensar lo que uno podría llegar a ser y de hecho tener las opciones enfrente de uno.
 
Estoy muy emocionado por este próximo año y las experiencias que le acompañan. Para mi es impresionante la evolución que he tenido de cuando era pequeño hasta ahora. El tiempo ha pasado de una manera extraordinariamente rápida.  Muchas cosas han pasado estos últimos años y es satisfactorio ver desde donde hemos venido mi familia y yo. Pasamos de ser una familia normal en Guatemala a ser una familia que vive conforme al propósito de Dios para nuestras vidas. 
 
Todas las experiencias y oportunidades por las cuales hemos vivido nos han servido para acercarnos más a Dios y conocernos más a nosotros mismos. De la misma manera en que dimos el salto de fe al aceptar venir aquí a Honduras, este próximo año es un salto de fe para el nuevo capítulo que se aproxima.
 
Estoy nervioso, entusiasmado, asustado, y expectante de lo que Dios va hacer en mi vida. De la misma manera en que mi pequeño “yo” nunca espero graduarse, muchos no pensamos en lo que el futuro tiene para nosotros. Si alguien nos pregunta podemos tratar de responder, pero lo que el futuro nos depara es verdaderamente un misterio.
 
“Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.” 
Isaías 55:8-9

P.D.
¡¡Muchas Gracias Andrea!!